Entrar



Compartir en redes sociales o envíar una copia por email de esta página
Cómo eliminar el sarro de los dientes de forma casera

El sarro es una acumulación de placa bacteriana, que se endurece y queda pegada a los dientes, creando manchas negras y haciendo que la dentadura adquiera un color amarillento. A veces el sarro dental puede tener color negro-verdoso.

 

Para limpiar los dientes y eliminar el sarro es preciso, en primer lugar, localizar dónde se encuentra el mismo.

 

Para ello hace falta disponer de un poco de colorante alimentario azul o verde, y un poco de algodón.

 

Se moja el algodón con el colorante, y se frotan los dientes, de modo que el colorante teñirá nada más que laz zonas dónde haya sarro, bien lo suficientemente desarrollado, o bien del que aún no es visible pero que generará a medio plazo sarro amarillo o negro.

 

Se Toma una fresa o fresón, y se hace una pasta, aplastándola con la ayuda de un tenedor, y colocando un poc de la pasta sobre el cepillo de dientes, y se limpian los dientes uno por uno, con cuidado pero meticulosamente, prestando especial atención a las zonas que tiñó el colorante, las cuales tras el cepillado, perderán el color dado por el colorante.

 

Es posible que salga sangre al remover de ésta manera el sarro, pero eso no ha de preocuparnos ni se razón para dejar de limpiar, solamente se enjuaga un poco la boca con agua si ha salido mucha y le molesta para seguir limpiando.

 

Después del limpiado uno por uno de todos los dientes, sin olvidarse de las caras internas de los incisivos y caninos, se enjuaga la boca tres veces con agua, y se toma un poco de pasta de dienes normal, y se limpian los dientes, diente por diente, igual que se hizo con la pasta de fresa o fresón, recordando que no es problema si sangra la encía.

 

El paso final para terminar de quitar el sarro dental, es enjuagarse la boca con un enjuague dental, a ser posible con uno que sea antisarro.

 

Y recordar que siempre que se coma o beba algo,especialmente si es algo dulce, es preciso lavarse los dientes para evitar la reaparición del sarro dental. También otra manera de evitar el desarrollo del sarro dental es evitar comer dulces o beber bebidas azucaradas antes de dormir, si se toman que sean al menos dos horas antes de irse a dormir, pues, si se duerme habiendo comido o bebido algo dulce hace menos de dos horas, aunque se cepille bien los dientes, como  la boca apenas genera saliva cuando se está durmiendo, aunque sea poco, siempre cualquier resto de azúcar es aprovechado por las bacterias y genera acidez que daña los dientes.